Archivo

Archive for 13 noviembre 2009

Perdónalo Beto, no sabe lo que dice

El enorme Beto Alonso

El enorme Beto Alonso

Quiero desde aquí solidarizarme con el enorme Beto Alonso, quien hace unos pocos días fue sometido, en el programa “Justo a Tiempo” a la ignorancia de un muchacho que se hace llamar hincha de River (de tan solo pensarlo me hace sentir vergüenza que el pueda pensar que somos colegas), que no pudo adivinar a quien tenía adelante, ni con las obvias menciones a la idolatría riverplatense y a la célebre pelota naranja. Cuando llegó el momento de mencionar al personaje oculto, al ignorante (solo eso porque no me gusta escribir insultos) lo único que se le ocurrió decir fue ¿Beto Acosta?

Solo dos veces tuve el privilegio de verlo en una cancha, y de esas dos solo me acuerdo de la segunda. En la primera tenía 4 años, la otra fue en su despedida, y tengo grabado el momento en que levantó la pelota y la besó.

Beto, nunca me voy a olvidar el día que en la calle me diste la mano y me firmaste un autógrafo. Para mi, Labruna y vos son los mas grandes entre todos los que se pusieron la camiseta de River. Nadie está ni va estar más arriba que ustedes.

Categorías:Uncategorized

Convocatoria

Mientras La Chiqui, Su y Marce organizan una marcha contra “La Ola de inseguridad” (con un poco de suerte se ahogan), yo quiero desde este humildísimo espacio, convocar a otra marcha pero esta va a ser para quejarnos de “La Ola de Pelotudez” que tan mal le está haciendo a nuestras “estrellas”.

Categorías:Uncategorized

Dudas

Cada tanto me asaltan dudas, y como no tengo respuestas, se las traslado para ver si alguien me puede ayudar.

Este Tinelli que dice que los ricos no son animales ¿Es el mismo que escupió en la cara a un empleado suyo, sabiendo que este no iba a reaccionar porque se quedaba sin trabajo?

Este Tinelli que clama por la paz ¿Es el mismo que hace un año presentó en su programa a la “Gloriosa Buteler” que unos meses antes había matado a un hincha de Huracan?

Este Marce que despotrica contra D’elía ¿Es el que hace 5 meses lo llevó a su programa?

No se, son solo algunas dudas que me surgen, insisto, quizás me puedan ayudar.

Categorías:Uncategorized

Otra balsa de piedra

En su libro “La balsa de piedra” José Saramago nos cuenta un hecho fantástico, según el cual la Península Ibérica se separan del resto de Europa y navega a la deriva acercándose a aquellos lugares donde debería estar según los lazos que desde hace cientos de años supo forjar, de esta manera España y Portugal quedan mucho mas cerca de América que de Suecia, por nombrar alguno de sus colegas europeos.

Me puse a pensar que pasaría si a Marcos Aguinis (o tal vez a Ari Paluch, quien sabe), le diera por escribir una segunda parte de esta novela, pero usando como navío a la Argentina.

Luego del miedo inicial por el temblor, los personajes del libro, los argentinos, experimentan una enorme alegría al ver que se alejan de este continente roñoso lleno de latinoamericanos. La alegría aumenta al ver que se dirigen al lugar que siempre supieron que les correspondía. Ahora en nuestra nueva ubicación vamos a tener lo que nos corresponde, lo mismo que tienen nuestros vecinos, piensan. Gobiernos respetables, politicas de inmigración serias (ya no van a venir esos negros a robarnos el trabajo). Al fin sus divas van ser europeas y no unas divas tercermundistas, no van a tener que reclamar la pena de muerte, ahora se van a poder ocupar de causas mucho mas nobles y útiles como la matanza de focas en el polo norte, como sus pares del viejo continente. Marce ya no va a tener pobres o enfermos para mostrar, va a poder dedicarse a lo que a él le gusta, los culos. Todos van a ser felices, pues siempre es preferible ser discriminado por un europeo que considerado un hermano por otro latinoamericano. ¿No?

europa_politico

Categorías:Uncategorized

Los espejos de Alejandro

Categorías:Uncategorized

Uno de mis paraísos posibles

Uno de los paraisos pobibles

Una versión del paraíso

Hay pocos placeres mas grandes que revolver un cajón en una librería de usados. Que el olor a papel y humedad te entre por la nariz ,  mover tus manos pasando los libros uno por uno cada vez mas rápido como si supieses que estás a punto de encontrar lo que buscás, o mejor aún, como si supieras lo que estás buscando. Que detrás del mostrador haya alguien con quien se puede hablar de libros y no alguien que te recibe con una sonrisa estúpida diciendo, Bienvenido, mi nombre es Axel en que lo puedo ayudar (Me enferma que me traten de usted, tengo 28 años, no 65) y lo peor es cuando les haces una pregunta, la que sea, y se te queda mirando y te dice algo como, Podría deletrearme el nombre del autor. A lo que con mueca de incredulidad respondo, por ejemplo,  S-a-r-a-m-a-g-o.

Pero volviendo a los usados, entro a estos locales por una especie atracción, así como todos estamos atados a la tierra y no podemos despegarnos de ella por nuestra cuenta más que por unos escasos segundos, no importa hacia donde me dirija, inexplicablemente si paso por la puerta de una pocos segundos después voy a estar adentro, y unos cuantos minutos más tarde vuelvo a la calle pero, generalmente, con sobrepeso (por la compra y felicidad).

Categorías:Uncategorized