Inicio > Uncategorized > Si al aborto…

Si al aborto…

Un día hace siete años le pasó la banda presidencial a otro argentino, prometió retirarse de la vida política y dejarle el lugar a la sangre nueva. Pasaron los años y cada tanto asomaba la cabeza, gran cabeza, pero no demasiado.

Dos días atrás lo escuché decir que él quiere, en el 2011, parir un gobierno que acepte a los quieren a Videla tanto como a los que no. Tardé en procesar esta frase, porque en mi interior sabía que yo no quiero eso, pero por otro lado pensaba que en democracia deberían aceptarse las diferentes opiniones.

Hoy, con una opinión digerida, puedo decir que yo no quiero vivir en ese país, que si eso es lo que vamos a parir quiero ya el aborto preventivo, no quiero, ni lo voy a aceptar, pienso seguir discutiendo con las viejas copetudas que en la cola del supermercado elogian la seguridad de aquellos años, de como Videla y sus muchachos las cuidaban cuando ellas salían a enrostrarles sus joyas a los pobres. No voy a aceptar que ningún idiota diga que comparado con lo que ocurre hoy, lo de los setenta no era una dictadura. No voy a perdonar a aquellos tíos que en el asado del domingo se les ocurra decir que esto se va a arreglar cuando vuelvan las botas.

No voy a renunciar al enorme placer que me genera ver a esos hijos de puta sentados en sus juicios, cuando lloran por lo incomprendidos que son, cuando citan a los que piensan como ellos dejándolos pegados para siempre. Estoy orgulloso de que el gobierno de mi país los enjuicie, llevándoles un poquito de paz a los mal llamados desaparecidos, porque no desaparecieron, los secuestraron, torturaron y mataron, eso no es desaparición, es asesinato.

Dime con quien andas...

Dime con quien andas

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. 03/03/2010 en 14:11

    Sí Rodrigo, suscribo todo el post.

    No sé como puede armarse un gobierno con los que aceptan a Videla y los que no. Sencillamente creo que no es posible.

    Cuando leí tu comentario volvió a mi mente una imagen que no creo se borre jamás. Videla, como Menéndez y Bussi, no sólo no defendiéndose sino jactándose de la ingratitud de un pueblo ante tamaña gesta necesaria y heroica.

    No olvidemos que estos muchachos defendieron sus ideales o intereses (como se quiera), pero no internándose armados en la selva ni haciendo guerrilla urbana con los huevos puestos sino mediante el terrorismo de estado.

    Un saludo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: